Mostrando entradas con la etiqueta la ley de Murphy. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta la ley de Murphy. Mostrar todas las entradas

domingo, 29 de agosto de 2010

Mala suerte con la lluvia, que no lluvia de mala suerte



¡Me has metido la rueda en el ojo!





Me vais a perdonar si queda un post un tanto ilegible, pero el calor acentúa mi ya de por sí ciclotímico estado de ánimo y estoy escribiendo casi por obligación, porque hay cosas que no me quiero quedar sin decir.


¡Menuda mala suerte! Pensamos que no iba a poder ser llegar primero, luego pensamos que no podríamos hacer podio pero al menos rascar puntos... pero jamás imaginamos que pasaría lo peor...

Es una pena que este pesimismo, ese mundial que se aleja pero ni mucho menos se ha ido ya, nos impida ver que, pese a salir décimo, chocarse con Barrichello y acabar último, nuestro Fernando iba octavo cuando al final tuvo que abandonar. ¡Qué remontada! ¡Qué grande es nuestro Nano! Menudos adelantamientos, menudo mano a mano con Liuzzi...

Pues me quedo con eso, y lo que nos debe importar es que Fernando es optimista. Esta carrera fue rara, por el clima cambiante, y... porque es Spa. Así son las carreras. Por supuesto, ya hay gente buscando de quién es la culpa. NO HAY CULPABLES, señores, Spa es como es, y en lluvia ya no digo como. No insistiré más, porque la verdad, no me apetece. Digamos que ya he llegado al nivel de saturación máximo respecto a cierto tipo de comentarios.

Y como dije ayer, Fernando es humano. Al menos él tiene la madurez suficiente para admitir que erró en la estrategia, que arriesgó, y salió mal. Esta vez no salió, y punto. No fue culpa de nadie más.

Mucha gente me echará en cara que he dejado de ser Alonsista después de leer esto, pero yo me siento más Alonsista que nunca. Porque le apoyo si le sale algo mal y confío en él siempre, que para eso uno es admirador de alguien. Lo que me tiene cansada hasta decir basta es el fanatismo y el amarillismo. Pero bueno, ese tema da para demasiado y no quiero perder el tiempo ni gastar las teclas en algo tan... absurdo. Es como un futbolista que se ve bien situado, todo favorable y tira a puerta por probar: si entra, bendita sea, y si no, a seguir corriendo. No le criticas después de eso; berras, lamentas, pero al final te encoges de hombros y dices: "si sigue luchando, lo logrará en otra ocasión". Y va a seguir luchando.




"En aquellos tiempos los coches no eran tan..."
"Que si Rubens, que sé que cumples 300 carreras y 16 años conduciendo... pero ya me has contado esa anécdota tres veces hoy..."


"Que sí, que te lo digo en serio, que este se coge unas trancas cuando nos vamos de fiesta..."
*risilla nerviosa*


Pero algo salió bien dentro de Ferrari: Felipe ha hecho una buena carrera.

Un podio no hubiera estado nada mal, en nombre del equipo, vista la mala suerte que ha tenido su compañero, pero no pudo ser, y ese cuarto puesto estoy segura de que le sabe a gloria. Con lluvia intermitente, sin reglar el coche para dichas condiciones, ha aguantado como un jabato. Y el que diga que volvió a hacer una carrera mediocre es que, y lo digo desde el corazón y sin pensar, nunca le ha tenido la más minima simpatía. Hay que tener en cuenta quién es quién y a qué aspira cada uno este año. Para Felipe, con el coche sin reglar para lluvia y con esos problemas de neumáticos aparte de otras cosas, ha sido como una victoria. Sin salidas catastróficas, limitándose a rodar sin arriesgar, que no está la cosa para hacerse el héroe.


Muy bien, Felipe :)



Sin duda, el hombre de la carrera ha sido Hamilton. Se puso primero al salir y mantuvo un ritmo perfecto; no perdió el liderato ni tras un error por no entrar a boxes a tiempo. Eso fue suerte, el resto, se lo curró. Buen trabajo.





Parece como contento, ¿no?


Esa es la única parte trasera de un vehículo que Hamilton vio en toda la carrera...



"¡Te quiero, tíiiiiiiiio!"
"Ya... Dejémoslo antes de que llore de alegría..."



Otro a quien debemos felicitar es a Robert Kubica: Renault ha evolucionado una barbaridad, y Kubica, tras la desastrosa salida de Webber, ha podido quedar segundo. El mundial le queda lejos, pero ha demostrado que es de los mejores de la parrilla.



Se les ve contentos, no es para menos...



Esta foto la he puesto por viciooooooooooooo



Hablando de los toros, el mundial se le está escapando de las manos a Webber. tras esa desastrosa salida. Conociéndolo, no tardará en remontar. Vettel, por su parte, estuvo totalmente descalabrado... La presión y las duras condiciones de la pista pudieron con él y de paso acabó con Button, al que luego pidió disculpas. Ya tendrá días mejores, si se centra, claro.

Seb, ya sé que se te complican las cosas, pero no es para desmoronarse, hombre...


También fueron espectaculares los roces entre los chicos de Mercedes. Por suerte sin consecuencias, porque no es que hubiera beneficiado la ya de por sí dañada imagen de er Schumi...



(mirando al adorno de curiosa forma) "¿Que, Schumi, nos paramos a comernos unas papas fritas?"
"Eso, tú vete yendo que ya voy yo... (jojojo)"





Ah, y no me quiero despedir sin darle mis condolencias al señor Lobato que al final al pobrecito nadie le hizo caso y no sancionaron a Felipe por estar colocado nada menos que ¡¡metro y medio!! fuera de su línea de salida, a buen seguro provocando una hecatombe y logrando una ventaja inmerecida frente a sus rivales...


*modo ironía ON*

miércoles, 11 de agosto de 2010

Los corazones divididos sangran fácilmente




Hola a todos. Ya he vuelto de mi lugar de veraneo.

Una vez en una publicación deportiva, relativo a algo que ocurrió con Ron Dennis en el fatídico año 2006 + 1, publicaron un titular que decía algo así como "¿Y ahora qué digo, qué hago?" Podría haber sido perfectamente el título de este post.

Por dónde empezar... Ni lo sé.

Lo más fácil es decir que todo depende de quién te lo diga. Y quedarme tan ancha, porque es verdad. Pero el cuerpo me pide otra cosa.

He estado desde que ocurrió pensando en qué decir, en cómo, y he "modificado mi discurso" varias veces porque el paso del tiempo, como todo, cambiaba mis pareceres. Ya han pasado varias semanas, tiempo para que se curen ciertas heridas, y después de haber vuelto absolutamente locos a mis primos con los que convivo en verano (Pri y Javi, gracias por aguantar mis neuras y consolarme y decirme cuándo pensábais que estaba equivocada y cuándo tenía razón...), voy a intentar reflexionar un poco sobre lo que ha ocurrido. Estoy mirando unas páginas con frases sueltas, opiniones, cosas que escribí al día siguiente como desahogo, a ver si viendo mis ideas sobre papel encontraba un punto intermedio, algo que me tranquilizase. A ver qué puedo sacar en claro. Pretendía redactar algo en mi línea, pero ya no es momento, hace mucho que ha pasado el calentón que te hace escribir más con el corazón que con el cerebro. Este post será desordenado, caótico, como mis emociones. Vamos allá.


No quiero asumir que para que gane Fernando tenga que ver a Felipe humillado, a Rob cuestionado como ingenerio y a Ferrari vigilado. La "cons-paranoia" es eso, "cons-paranoia", pero el problema es que es contagiosa. Y ya canta demasiado que a donde va Fernando pasa algo, por eso los Alonsistas acérrimos, esos que no quieren a ningún otro piloto, han puesto el grito en el cielo y ven conspiraciones. Motivos tienen. Pero esto no es disfrutar de la F1.


No sé si os he contado alguna vez el cuento del viejo y el burro. Aplicado a lo ocurrido, es lo siguiente. Si Felipe se deja pasar, es un segundón, un escudero, un mediocre sin sangre en las venas, un perdedor. Si no se deja pasar, es un orgulloso, un rebelde desobediente, mala persona, rastrero, alguien sin espíritu de equipo. Haga lo que haga, acaba bajo el pie de alguien. ¿Qué hace el pobre entonces? Lo que está claro es que la misma gente en la que el puso el corazón en Brasil 2008, la misma gente que rezó por el cuando rozó la muerte el año pasado, la misma gente que le adoraba, ahora le condena. Brasil puso el grito en el cielo, y creo que esto le dolió mucho más a Felipe que el resto. Más de uno se atrevió a publicar que menudo ejemplo le está dando a su hijo. Ahí, donde más duele. En Brasil, segun leí, la mayoría no entienden lo que es un equipo. Los pilotos cariocas tienden a ganar, punto, y todos recuerdan demasiado bien a Barrichello a la sombra de Schumacher. Solo te queremos si ganas, si ayudas a otro eres un perdedor y te odiaremos. Injusto, pero humano. Yo debo de ser de Venus, porque mi moralidad me impide pensar así. A lo mejor la rara soy yo. En fin, Felipe debe aferrarse a la gente que sí le apoya, porque nada es al 100% nunca, y estoy segura de que todo esto es debido a una minoría más ruidosa de lo necesario. Nada es blanco o negro.

Es el cuento del viejo y el burro. Algo me dice que a mucha gente le gustaría que existiera esa "clausula" famosa que un desalmado dijo que firmó. ¿Es esa forma de ver ganar a Alonso? ¿No era todo mejor cuando se demostraba en pista y solo en pista? La gente dice que "Felipe ya no es quien era", y sin embargo cuando lo demuestra prefiren que sea detrás, segundón y sin intentar ni adelantar". ¿En qué quedamos?

Y en casa, en nuestra España de doble rasero, no hace falta que os diga que la opinión parece dividida por un río, que no he encontrado aún el término medio. Los medios tachan a Felipe de egoísta, los anti dan guerra llamando a Fernando tramposo. Ellos sólo le quieren "porque así jode a Alonso". Así vamos.

Siempre se mata al mensajero. En este caso, Rob Smedley. Es una pena que la gente haya tenido que conocerle por esto. Ahora le llaman "el imbécil, el bocazas ese de la radio", ese al que "nadie conocía antes de esto". Es una pena. Porque si te conocen por algo así, jamás te dejarán de conocer por algo así, por mucho bien que hayas hecho, por mucho que seas el culpable de que Felipe haya estado a punto de ganar el mundial, por mucho de que gracias a ti le hayas sacado del caos que era en Sauber, por mucho que seas considerado el mejor ingeniero de pista de Ferrari y uno de los mejores del paddock. La gente necesita un culpable y el mensajero es siempre el que recibe la rabia del que ha recibido el mensaje. En este caso yo creo que no debemos culpar a alguien, sino a algo: la doble moral.



Quiza la profesionalidad no entiende de cariño. Quizá Rob no debió comunicarle a Felipe el deseo del equipo de la forma en que lo hizo. Nunca lo sabremos todo, porque la radio de equipo no puede leer la mente. Dicen que Felipe no "quiso entender" que debía dejar pasar a Fernando porque perdía mucho por vuelta. ¿Cómo quieren que se lo tome? ¿Querían que dijera que sí y que le pusiera la alfombra roja? ¿Que dijera "Toma, gana tú, yo voy primero por fin, y por fin puedo demostrar muchas cosas, pero no pasa nada, estoy acostumbrado a que me humillen"? Obviamente, todos quieren ganar, Felipe entre ellos. Y Felipe tiene mucho, demasiado que demostrar, porque ya desde antes de siquiera empezar a conducir el F10 estaban poniendo a Fernando de favorito. Verse primero después de varias carreras sin puntuar y sin siquiera rozar el podio debió ser rozar la gloria para él. El equipo está primero, y seguro que él lo sabía, pero iba en cabeza. Lideraba la carrara un 25 de julio, cumpliéndose un año desde el accidente que casi lo jubila antes de tiempo y que nos hizo temer a muchos algo peor. Lideraba la carrera pese a que su compañero siempre ha demostrado mayor rendimiento. Qué de cosas debieron de pasar por su cabeza en ese momento. ¿Fue un rebelde y un mal compañero, o simplemente hizo lo que cualquier piloto, que es luchar por la victoria? A donde quiera que voy encuentro los dos discursos. No me enorgullece que actuara como dicen que actuó (insisto, DICEN, que yo no me creo nada a estas alturas), pero le entiendo. Iba primero. Intentad entenderlo. Solo pido que lo intenteis.

Muchos dicen que lo que sangró más no fue el ya famoso mensaje por radio, sino la posterior disculpa. Rob es como su hermano, su bálsamo, a su llegada en 2006 Felipe hizo su primer podio. Es su otra mitad. Y por eso, quizá, a Rob Smedley le pudo más el corazón y soltó ese "lo siento", fatídico para algunos, descorazonador para otros. ¿Es justificable? No lo sé. Yo le entiendo, pese a que me haya decepcionado que dejase hablar a su corazón porque en la F1 hay que tenerlo bajo llave si no quieres sufrir condenación...

Es injusto que se le conozca como el "chapuza" y no como el hombre que sacó el talento que hay dentro de Felipe, el hombre al que le tocó esperar una respuesta que nunca llegó cuando se accidentó el año pasado, el que intentó sacar lo mejor de Badoer y Fisichella mientras el mundo entero apuntaba con el dedo a Ferrari y lloraba de risa. Sus logros pasan a ser pisoteados y olvidados por un solo error en que intentó hacer "lo mejor para el equipo".








La mayoría de (y perdón si me olvido de alguno) los seguidores de Felipe que conozco odian a Fernando y viceversa. Yo estoy en una situación muy extraña. Muchos de los que me leen por otros lares pensarán que estoy en el primer grupo, y en realidad estoy en el peor grupo posible: debo alegrarme por que gane Fernando mientras que al mismo tiempo me pongo triste porque no gana Felipe. No puedo elegir a uno. Hacerlo puede que sea lo mejor, pero no lo siento de corazón. Lo siento. Aunque cueste creerlo. Yo no voy a criticar a uno para que el otro salga ganando, sino que intento entenderlos a los dos. No sé explicarme mejor, lo siento, estoy escribiendo casi sin ganas para pasar página de una vez por todas.

Pero mucha gente no se queja de que no es forma de ganar, sino de que la orden fue descarada... ¿Debo asumir entonces que "ya que vas a incumplir la norma, incúmplela de forma que no se note"? Tampoco me entra en la cabeza. Será que soy idiota. Recuerdo el 2008 y lo descarado que era lo de Heikki, al que llamaban héroe y le daban las gracias, todo lo contrario que a Felipe. Recuerdo Brasil 2007, nadie se quejó, todos hablamos de que se había hecho una clara justicia poética al ganar Kimi. Recuerdo las conversaciones de radio de McLaren y su famoso afán de ahorrar gasolina para que más tarde resulte que no hace falta. ¿Eso nadie lo investigó, verdad? Mi prima me ha discutido muchísimo al respecto, y aun así sigo sin entenderlo. Lo siento Pri, pero para mí es lo mismo.


¿Mi opinión? Ojalá la tuviera clara. El corazón dividido es un problema a la hora de juzgar. Lo que si puedo decir es que fue el primer podio de Fernando donde apenas pude sonreir, porque ver a Felipe a su lado pudiendo haber ganado, una sola carrera, solo una y quedar como un rey, me destrozaba. Un año después de estar a punto de morir, a punto de rozar la gloria, a punto de callar tantas bocas... Estoy segura de que en ese podio hubieramos llorado los dos, él y yo. ¿Qué puedo hacer, qué puedo decir? Quiero que Fernando gane el mundial, por supuesto. Pero no quiero tener que pensar si se lo merece o si no, solo quiero disfrutarlo. No quiero esta F1 de doble moral, de doble rasero, en donde el mismo que le quita un alerón a un piloto para dárselo a otro dice que Ferrari ha actuado muy mal.

Y no hablemos de la prensa inglesa. Da para un post, pero no quiero perder mi tiempo. Aquí cada cual dice lo que le conviene. Los buitres han aprovechado para lanzarse sobre la carroña y coger el trozo más grande y el que más duela. Vergonzoso.

Para terminar he de confesar una cosa. Pensé en dejar el blog. Suena exagerado, pero soy una persona terriblemente emocional que está en proceso de "cura", y me lo tomé todo de una forma demasiado personal sin tener por qué. Sabía que las cosas se iban a calmar cuando volviera, y después de todo yo no iba a estar delante en el momento en que Internet estuviera en ebullición, pero confieso que lo pensé. Era la salida más cobarde, quizá, pero la más fácil también. Me lo tomo todo demasiado a pecho, no puedo evitarlo. Tened piedad de una ingenua aficionada cuyos únicos crímenes son "tener dos amores", ilusionarse al ver a sus dos pilotos favoritos juntos y encariñarse con una relación piloto-ingeniero en la cual uno ayudó al otro a encontrar su camino y ganar carreras. Si todo eso es un crimen, merezco la pena mayor. ¿Que el asunto me ha afectado? Bueno, es una pregunta "tonta" si me lleváis leyendo el año que dentro de poco cumple el blog. Digamos que el estómago se me pone del revés cuando pienso en el día 8 de septiembre. Si echasen a Smedley, si se viera obligado a dimitir, será el principio del fin para Felipe. Estoy segura.

Y seguro que cuando llegue ese día de la comisión de la FIA , si pasa lo peor, volveré a tener ganas de romper con todo. Perdonadme de antemano.



Llegará la calma, siempre lo hace. Nada dura para siempre. Ni siquiera la ley de Murphy es definitiva. Lo único que nos debe importar es que el Ferrari tira, que Fernando puede ganar el mundial y que Felipe ha vuelto a los primeros puestos.



Seguro que me dejo cosas en el tintero, pero no sé como seguir. Yo realmente quería pasar página, pero no podía dejar esto así. Pido perdón si no habeis entendido nada. Y pido perdón a Felipe y Fernando porque no he sabido defenderlos.

Nos seguimos leyendo.

Ah, por cierto, a los que se alegran por todo lo que ha pasado, que les aproveche. Ellos sabrán.


PD- El punto gracioso de todo esto es que una página de Facebook que les dediqué a Felipe y Rob hace unos meses aumentó su número en 13 admiradores en un par de días cuando en todo el tiempo que llevaba creada solo había acumulado 8. En fin, pelillos a la mar, dicen que cualquier tipo de publicidad es buena... Y la otra cosa que tiene su guasa es que tenga que pasar esto cuando yo llevo preparando desde hace un buen par de meses un post y un chibi dedicados a ellos que ahora ya no serán vistos de igual manera. Te odio, Murphy :P

PD2- El cómo se están comportando cierto comentarista y cierta compañera suya con todo el asunto da para un post, pero paso. Eso por no hablar de la realización, que parece preocuparse más por el careto de Felipe que por el del cumpleañero. Buscando trazas de envidia. Como si quisieran verle hundido para realzar al que les importa. Totalmente humillado, envidioso, con mala cara. Puede ser verdad, o no, pero no es plan de convertir el deporte en el Sálvame. En la retransmisión se salvan un par, por suerte. A ver si el resto encuentra su camino porque la audiencia no olvida.

PD3- Para las imágenes que acompañan este post debo dar las gracias al blog de una incondicional de Felipe y Rob. Muito obrigado, Angie :-)

PD4- Me hizo mucha gracia que muchos os acordárais de mí este verano ;-) Ojalá hubiera sido por otra cosa.

domingo, 30 de agosto de 2009

*speechless*


Yo
lo
flipo




Es que lo mejor que puedo hacer es reírme... En serio.

A ver. Que no lo digo porque sea Alonsista. En serio. Pero... ¿quién se cree que alguien es tan cafre como para decirle a Piquet "estréllate, a ver si sale un Safety Car"? ¿Qué pasa, que habían calculado cómo debía ser el choque para que saliera el "safety" de seguro y que no quedase en un simple "vuelvo a la pista, que no se ha roto nada del coche" o lo que es peor... salir gravemente herido? En serio, ¿se puede ser tan cafre? No entiendo nada. Y lo peor es que todavía habrá gente que crea cierta esta teoría consparanoica... Claro, igual que Glock, todos sabemos que gastó sus neumáticos a propósito perdiendo puestos para que Hamilton ganara el mundial...

Y como sea verdad me pego un tiro, ¿no?

Murphy, TE ODIO. MUCHO.



Ley de Murphy: Si algo puede salir mal, saldrá mal. (y en el peor momento posible)
Cuando vas tercero y entras a boxes con una gran ventaja, por ejemplo.

Síntesis de Schnatterly sobre los Corolarios: Si algo no puede salir mal, saldrá mal.
¿Que podía salir mal en un repostaje ordinario, lo más normal del mundo?

Extensión de Gattuso de la Ley de Murphy: Nada es tan malo que no pueda empeorar.
Peor que haber salido el 13º, es quedar último luego, y peor es abandonar...

Esta ley es la verdad universal.


Ays Fernando... No me lo puedo creer. Sin comentarios. Cuando todos estábamos ya poniendo a parir al mecánico de turno, resulta que había sido el "inofensivo" toque de la salida. ¿Pero ponerle el tapacubos dañado de nuevo? ¿Ein? ... ¿Hola?


Al menos, Force India ha conseguido su primera y merecida pole, que se la han ganado ellos solitos, y Kimi consigue por fin un escalón alto en el podio después de casi año y medio. Ya echaba de menos el himno de Finlandia. Y no sé qué tiene el italiano, que musicalmente hablando es mi favorito, es muy animadito y tarareable XD




Físico se debate entre ir a pesarse y ser felicitado...




Esta foto la pongo porque me ha resultado simpática XD




Marabunta de Force India y Ferrari. ¡Queremos el champán que ha tirado Fisichella a horcajadas en el cartel!




A ver si vemos más podios como este, de todos los colores. Juas.

Y menuda salida, menuda salida (aunque a mí esa pasada por fuera de Kimi no me pareció algo muy limpio)... Una reacción en cadena metiendo a Grosjean, Algersuari (¡pobre Jaume!), Button y Hamilton, todos fuera de una sentada. Primera salida con abandono de un Brawn, que parecían infalibles, y muy mala suerte para Hamilton.



Bonitas vistas... :P


Estaba cantado que Kimi echaría mano del KERS para pasar a Fisichella después de que el Safety Car de rigor se marchara... Dicho y hecho, oye, dominando la carrera hasta el final. Que ya le tocaba. Y Fisico detrás, presionando, ¡a menos de un segundo! ¡Un Force India a menos de un segundo de un Ferrari!

Impresionante también lo de Barrichello: a tres vueltas de terminar, el motor empieza a echarle humo, le piden que empuje, que puede conseguir puntos (¡hasta yo desde mi salón le gritaba!)... y consigue llegar, con el escape en llamas... literalmente. Yo, de forma totalmente personal y tras ver el pequeño reportaje que pusieron en el previo, apoyo a Barrichello para que gane este mundial, así que esos puntos saben a gloria, ahora que Button parece extrañamente desaparecido en combate...

Por cierto, ¿alguien sabe qué le ha pasado a Badoer, al principio? Se le veía hecho polvo en el muro, casi tirado más que sentado, rodeado por el equipo. Comentarios hirientes/irónicos no, por favor, que el pobre ya tiene bastante, y ya hay otros blogs para ello... Nadie merece tanta caña, y menos cuando sólo es, en mi opinión, víctima de las circunstancias. Hizo lo que pudo. Y decir quién tiene la culpa es repetirme, así que me callo.


Y en la GP2...

De nuevo, de infarto, con casi la mitad de los coches abandonando. Por cierto, impagable ese "adiós" con la mano desde el coche... Seguro que de ocurrir eso en F1, el que saluda se lleva un sopapo, de parte del otro, pero seguro, seguro XDDDD

Y desde aquí, todos mis buenos deseos al mecánico de Trident que resultó gravemente herido ayer.


A ver qué pasa en Monza, y si Murphy nos hace un favor yéndose de vacaciones a la porra un ratito. O mejor, que se quede allí.